“Perdieron el poder, ahora en un afán suicida quieren que el país se pierda con ellos. Envalentonados, los gobernadores ‘federalistas’ lanzan la amenaza, futíl pero efectista y ruidosa, de romper el pacto federal”.