Boris Vian, uno de los escritores más sabios que ha dado Francia. De explosiva creatividad y profunda agudeza, nació en Ville-d’Avray, el 10 de marzo de 1920 y murió en París el 23 de junio de 1959.

Novelista, dramaturgo, poeta, músico de jazz, ingeniero, periodista y traductor. Polímata. Utilizó numerosos heterónimos, como Vernon Sullivan, Boriso Viana, o los anagramas Baron Visi, Brisavion, Navis Orbi o Bison Ravi, entre otros.

Escribió teatro, letra y música de canciones, cuentos y novelas. Tanto sus diez novelas como sus actuaciones de jazz fueron muy admiradas.

Excéntrico, explosivo en su manera de narrar, adepto al surrealismo, a veces de manera involuntaria, plasmaba una inteligencia poco entendible para su época.

Boris Vian fue, en efecto, uno de los protagonistas de la bohemia intelectual, nutrida del existencialismo de Sartre, del barrio parisino de Saint-Germain-des-Prés en los años cincuenta.

Causó escándalo la publicación, con el seudónimo de Vernon Sullivan, de su primera novela, tal vez la mejor, Escupiré sobre vuestras tumbas (1946), que contiene, bajo la forma de una novela negra, una rabiosa denuncia del racismo.

Escupiré sobre vuestras tumbas está narrada al estilo americano de la época. En medio de un ambiente racista y de fuertes diferencias de clase, un joven blanco se introduce en una pandilla de adolescentes de la buena sociedad con el fin de vengar la muerte de su hermano negro. En la prensa llegó a aparecer alguna entrevista a Vernon Sullivan, y en las crónicas se dijo que todo fue un montaje del escritor y su editor para poner en ridículo a la crítica y ganar una buena cantidad de dinero gracias al escándalo.

Es autor asimismo de las novelas La espuma de los días (1947) y El otoño en Pekín (1947), y de poemarios como No quisiera morir (1962). Compuso incluso dos óperas: El caballero de nieve (1957), con música de G. Delerue, y Fiesta (1959), con música de D. Milhaud.

Boris Vian quedó huérfano de niño por el asesinato de su padre y conoció la pobreza. A los doce años sufrió reumatismo articular agudo que degeneró en una cardiopatía que le produciría la muerte a la edad de treinta y nueve años.

En 1943 se licenció, pero dejó la profesión de ingeniero para dedicarse a tan variadas actividades como son la de novelista, autor de teatro, virtuoso trompetista de jazz, actor de cine, “chansonnier”, colaborador de Temps Modernes, traductor de novela negra americana, letrista y autor inconformista de canciones que tocaba personalmente. A lo largo de su vida alternó su profesión de músico de jazz con su faceta de escritor.

A pesar de que Vian se había hecho famoso, no lo tuvo fácil para editar La espuma de los días (1947), una historia de amor delicada que hace de contrapunto a la anterior Escupiré sobre vuestras tumbas.

La trama de La espuma … se desarrolla en un mundo extraño y fantástico, que se va haciendo pequeño y en el que los protagonistas se llenan de una melancolía que acaba con ellos poco a poco. En ella el autor refleja la frustración de su amor por Michelle, su mujer, que lo engañó con Jean-Paul Sartre.

______

M21