Hace 50 años los tres países de América del Norte: México, Estados Unidos y Canadá, representaban un poco más del 40 por ciento del Producto Interno Bruto mundial y ahora sólo tienen una participación del orden del 27 por ciento. Es decir, se convirtió en una región deficitaria.

Así lo afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que la nueva etapa del Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) que entró en vigor el 1 de julio de 2020, propone disminuir ese déficit y equilibrar la relación comercial.

En la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, donde rindió informe sobre la visita realizada a Washington, dijo que “se propone con el nuevo tratado es disminuir ese déficit y equilibrar la relación comercial; lo que ahora estamos importando como región del resto del mundo lo podamos producir en América del Norte”.

“Se firma este acuerdo y entra en vigor en un momento oportuno cuando necesitamos reactivar nuestra economía que ha sido afectada por la pandemia de COVID-19. En ninguna otra región del mundo se está contemplando un Tratado así, un acuerdo de estas características para que se promuevan inversiones, para crear empleos, para abrir nuevas empresas, para ampliar empresas, fortalecer el comercio y que haya bienestar”, enfatizó el presidente López Obrador.

Recuperar el potencial económico de América del Norte, es posible ya que la región cuenta con todo para hacerlo y así evitar tanto el déficit como la salida de divisas, la “pérdida de oportunidades de empleo, incluso altos costos de transporte, no aprovechamos la ventaja que tiene nuestra vecindad”.

______

M21