La crisis sanitaria ahonda modelos previamente diseñados, como el neoliberal, donde los empresarios plantean pagar menos impuestos, facilitar los despidos, desregular la economía o depredar más el ambiente

Existen probabilidades de que el capitalismo neoliberal esté tocado de muerte o que como sociedad caigamos en una distopía futurista terrible, por lo que la era post covid dependerá de los argumentos que en este momento se pongan en el debate.

Así lo afirmó Juan Carlos Monedero, de la Universidad Complutense de Madrid y cofundador de Podemos, dentro del webinario internacional “PosCOVID, posNeoliberalismo. La pandemia y el futuro de América Latina” organizado por la UNAM.

En la cita virtual intelectuales, académicos, representantes de organismos internacionales y de organizaciones no gubernamentales de América Latina y de Europa reflexionaron sobre los desafíos económicos, patrones de desarrollo y de consumo, cuidado del medio ambiente, participación de la ciencia, la cooperación de las naciones, la democracia, el resurgimiento de la movilización social y el papel del Estado, tras la pandemia.

Ahí, el fundador de Podemos señaló que la crisis sanitaria ahonda modelos previamente diseñados, como el neoliberal, donde los empresarios plantean pagar menos impuestos, facilitar los despidos, desregular la economía o depredar más el ambiente. Y un modelo económico que impulsa una renta básica para todos, salvaguarda del empleo, entrega ayudas públicas para quien después contribuya al desarrollo.

En ese sentido, el exvicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, consideró que ante la pandemia hay dos polos teóricos de reorganización del futuro: un neoliberalismo enfurecido y con tendencias fascistoides, o un Estado social, popular, y en función de esas polaridades, los distintos Estados se acomodarán a lo largo de los siguientes años y décadas.

Por su parte, la secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, recordó que hasta hace poco hubo una oleada de gobiernos progresistas en la región que lograron reducir la pobreza en 20 por ciento, lo que demostró que sí se puede avanzar para salir de muchos problemas.

Al clausurar el encuentro, el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes Zúñiga, refirió que la pandemia ha revelado los problemas estructurales de un sistema socioeconómico desigual, fallas que llevan mucho tiempo, pero ahora se han agudizado. El Fondo Monetario Internacional señala un decrecimiento de menos 5.2 por ciento para nuestra región, y en Iberoamérica 30 millones de personas pasarán a situación de pobreza o pobreza extrema y 12 millones perderán sus empleos.

Pero esta crisis, sostuvo, también representa una oportunidad para cuestionar, repensar y reformular los modelos económicos. Hemos visto que no basta con tener crecimiento sin desarrollo económico; la clave está en tener ambos y mejorar los mecanismos de redistribución de la riqueza, reducir la desigualdad y las brechas socioeconómicas. “Es momento de un nuevo pacto social basado en un Estado con rostro humano”.

______

M21