El presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que con lo alcanzado a mitad de su gobierno, ya podría irse tranquilo, sin cargos de conciencia, porque “es mucho lo realizado y sería muy difícil dar marcha atrás a decisiones o acciones que se han tomado en bien del pueblo y de la nación”.

En la presentación de su Tercer Informe de gobierno en el recindo Juárez de Palacio Nacional destacó que no será fácil para los conservadores hacer que vuelva la corrupción y confió en que el pueblo votará a favor de la continuidad de la Cuarta Transformación.

“Vamos bien y estoy seguro de que la gente va a votar a finales de marzo del año próximo porque continúe mi periodo constitucional hasta finales de septiembre de 2024”, enfatizó.

Y si además de la consulta por la revocación de mandato, la naturaleza, la ciencia y el Creador le permiten se consumará la obra de transformación.

“Si tengo suerte y termino, creo que vamos a consumar la obra de transformación y no dejaremos ningún pendiente. Cuando esté entregando la banda presidencial solo diré a los cuatro vientos: ¡Misión cumplida! Me voy a Palenque, les dejo mi corazón”, expresó al final de su discurso.

Primero los pobres

El jefe del Ejecutivo agradeció a las mujeres y hombres de su gabinete por su dedicación, entrega, honestidad y compromiso con la Cuarta Transformación. A ellos, dijo, se deben los logros alcanzados.

Pero, fundamentalmente, agradeció al pueblo por su confianza y refrendó el compromiso de dar prioridad a los más necesitados.

“Sobre todo, mi gratitud a la gente, al pueblo, al pueblo raso, por su respaldo y confianza. Tengo muy claro que debemos atender a todos con respeto, sin dejar de ayudar a nadie, pero la preferencia se debe seguir dando a los más pobres y necesitados”.

“Es decir, debemos seguir aplicando el criterio de que, por el bien de todos, primero los pobres”, afirmó.

____

M21