Estados Unidos levantó restricciones a los vuelos hacia aeropuertos cubanos más allá de esta capital, en lo que sería la primera aplicación práctica del grupo de iniciativas limitadas anunciadas el 16 de mayo.

Por: Deisy Francis Mexidor

La Habana, 2 jun (Prensa Latina) Las restricciones las heredó el demócrata Joe Biden de su antecesor republicano, Donald Trump, quien durante su mandato (2017-2021) adoptó al menos 243 disposiciones tendientes a reforzar el bloqueo vigente contra el país caribeño hace más de seis décadas.

El Departamento del Transporte (DOT), a petición del secretario de Estado, Antony Blinken, publicó la víspera la orden que revoca esas prohibiciones mantenidas incluso durante la crisis sanitaria de la Covid-19.

La reciente orden del DOT también elimina los límites en la frecuencia de vuelos chárter, según resaltaron medios de prensa del norteño país, aunque sin alusión alguna a que el plan de asfixia contra los cubanos sigue intacto.

No obstante, Blinken afirmó que el gobernante demócrata tomó la decisión (en cuanto a los vuelos) “en apoyo del pueblo cubano y en los intereses de la política exterior de Estados Unidos”.

La misma retórica utilizada, cuando, en su momento, informaron sobre el conjunto de medidas, casi un año y cuatro meses después de asumir Biden la presidencia y a pie juntillas de un dilatado proceso de revisión de su política hacia la mayor de las Antillas.

Entre las disposiciones previstas están la eliminación del tope a las remesas, la reautorización de los llamados viajes pueblo a pueblo y del programa de reunificación familiar, todo suspendido por Trump.

También se ampliarán los servicios consulares en su embajada en La Habana y otras normativas para “aumentar el apoyo al pueblo cubano (…) (que) se enfrenta a una crisis humanitaria sin precedentes”, causada, precisamente, por el cerco económico unilateral que no mencionan.

Trump interrumpió el procesamiento de visas, restringió las remesas, limitó viajes y vuelos, entre las 243 órdenes adoptadas durante su mandato, las cuales endurecieron el bloqueo económico, financiero y comercial a la isla.

Durante su campaña electoral, el entonces candidato Biden prometió revertir las políticas de su antecesor para evitar más sufrimiento –dijo- a las familias cubanas, en cambio al sentarse en el sillón presidencial adoptó más sanciones contra la mayor de las Antillas.

El primer paso

Al reaccionar a ese anuncio, el activista Carlos Lazo señaló que se trataba del “primero de muchos pasos que llevarán al levantamiento del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba”.

El coordinador del proyecto solidario Puentes de Amor comentó en declaraciones a Prensa Latina que esas medidas podrían ser el inicio del camino hacia “la normalización de relaciones” entre ambos países.

“Pero queremos estar claros que este debe ser el primero de muchos pasos que lleven al levantamiento de todas las sanciones que pesan sobre el pueblo de Cuba, al levantamiento del bloqueo”, enfatizó el profesor residente en la ciudad de Seattle.

Este es el primer paso –advirtió- para empezar a desmontar una política fallida que por más de 60 años “lo único que ha hecho es causarle dolor al pueblo cubano, crear dolor en la familia cubana”.

El 23 de junio de 2021, la Asamblea General de Naciones se pronunció una vez más de forma abrumadora contra el bloqueo económico a Cuba y exigió que se ponga fin a esas medidas coercitivas unilaterales.

La resolución obtuvo 184 votos a favor y solo dos en contra, Estados Unidos y su incondicional aliado Israel, así como tres abstenciones (Colombia, Brasil y Ucrania).

Esta resolución (A/75/L.97) se suma a las 28 ya aprobadas anualmente desde 1992, cuando la Asamblea General empezó a votar sobre el tema, con la única excepción de 2020 a causa de la pandemia de la Covid-19.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, afirmó en el debate que precedió la votación el pasado año que el bloqueo es una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos del pueblo en la isla y advirtió que, según la Convención de Ginebra de 1948, “constituye un acto de genocidio”.

M21/PL/acl/dfm

#cuba #estados unidos #vuelos