No con las armas, pero sí en las urnas, las y los ciudadanos decidieron, con sus votos a favor de AMLO, acabar con un régimen corrupto y poner fin a una época oscura. Lo mismo ha de suceder en Aguascalientes, Hidalgo, Durango, Tamaulipas, Quintana Roo y Oaxaca.

El documentalista Epigmenio Ibarra en su columna semanal publicada en el diario Milenio, resalta el valor de la ciudadanía para definir el rumbo y tal como lo hizo en 2018 cuanto votó masivamente por Andrés Manuel López Obrador, en sus manos tiene el destino de seis estados de la República que el próximo domingo 5 de junio elegirán gobernador.

“Aquí, en el 2018, no asaltaron las masas el palacio de invierno como quisieran imaginar que sucedió los puros y los duros. No se alzaron en armas, las y los ciudadanos, para reducir, violentamente, a cenizas a un régimen oprobioso, pero tampoco acudieron las y los votantes a las urnas, como venían haciéndolo desde hacía décadas, y como piensan cínica y convenientemente a quienes benefició el viejo régimen, para celebrar un ritual sexenal más y solo cambiar de presidente.”

¡Qué va!

“No con las armas, pero sí en las urnas las y los ciudadanos decidieron con sus votos a favor de Andrés Manuel López Obrador, cambiar, acabar por completo, con un régimen corrupto y poner fin, definitivamente, a una época oscura en la que la impunidad era ley suprema y el poder político tan solo un apéndice del poder económico.”

¡Ya basta! Dijo la gente con sus votos.

“No con las armas, pero sí en las urnas aquí se decidió -y esa decisión se ratificó en las elecciones del 2021 y se habrá de ratificar de nuevo, estoy seguro, en las del próximo 5 de junio…”