Los opositores se quedaron sin argumentos y sin la más elemental educación. Reaccionan a bote pronto ante cualquier declaración y el mínimo gesto del Presidente López Obrador. 

Según la presentadora de noticias Lilly Tellez –quien cobra como senadora y le hace difusión al conservador Partido Acción Nacional–, el Presidente de México no quiere ir a la Cumbre de las Américas porque “se siente enano entre gigantes y enorme entre tiranos”.

Tal afirmación encontró respuesta y si quería ofender al Presidente, se quedó con las ganas.

Para él, “es hasta un timbre de orgullo” comentó durante la conferencia mañanera al tiempo sacar de su vasta memoria histórica la referencia a José Clemente Orozco, que en una caricatura “pone a Porfirio Díaz como gigante y a Francisco I. Madero, como pigmeo, como diciendo: ¡cómo! Es lo de David y Goliat, es lo mismo”.

Y es que la Transformación está calando hondo en el estado de ánimo del bloque conservador. Por eso insultan y pierden la compostura, como lo ha hecho nuevamente Lilly Téllez. 

Según la senadora el Presidente López Obrador teme acudir a la Cumbre porque no tiene altura.

Y no solo eso, pide desaparecer las mañaneras donde el presidente “hace el ridículo (…) solo complica las relaciones de México con los países democráticos”.

Pero los insultos de Téllez muestran “hasta dónde llega el fanatismo conservador, porque es terrible”, subrayó el Presidente de México. 

Son patéticos

“A mi me insultan y lo más significativo, patético a veces, es que los que insultan supuestamente eran los más educados”.

Entonces, “están ofuscados, pero ¿qué problema puede haber? Nada; al contrario, los que insultan, los que no tienen argumentos quedan muy mal, muy mal”, asentó el Primer Mandatario. 

___

M21