Por Berna Valle @BernaValle1 

¡Patria! ¡Patria! tus hijos te juran

Exhalar en tus aras su aliento,

Si el clarín con su bélico acento

Los convoca a lidiar con valor.

Para ti las guirnaldas de oliva,

un recuerdo para ellos de gloria,

un laurel para ti de victoria,

un sepulcro para ellos de honor.

El proyecto de autonomía del doctor José Mireles así como de tantas comunidades que se vieron obligadas a tomar las armas, fueron producto de la insoportable corrupción y violencia creada por los gobiernos del PRI y del PAN. 

La lucha de las policías comunitarias y la autonomía, representa el sentir de muchos mexicanos que se sintieron abandonados por completo a su suerte. 

Miles de comunidades fueron entregadas por los neoliberales a las garras de la violencia y el crimen organizado. Esta práctica se extendió en todo el país, en consecuencia ocurrieron infinidad de atrocidades: corrupción del gobierno, complicidad con el narcotráfico y políticas de seguridad intervencionistas por parte del gobierno de los Estados Unidos.

La Cuarta Transformación de la vida pública de México, aún lucha contra este enorme monstruo llamado crimen organizado, que tiene sus raíces profundamente arraigadas en gobiernos locales, e incluso ciertos sectores del gobierno federal.

Hoy en día, aunque parece que muchos grupos y organizaciones políticas se inclinan por la participación partidaria, aún es importante la discusión de la otra política, la política de la autonomía.

El propio José Manuel Mireles Valverde tenía aún mucho que decir, porque si bien su lucha inspiró a miles de comunidades para trabajar por la autonomía, también estaba de acuerdo en la lucha partidaria de la izquierda en la forma del partido Morena. 

El propio José Mireles se perfilaba ya, como el siguiente gobernador de Michoacán. Sin duda, habría conseguido la gubernatura, si no nos lo hubiese arrebatado esta terrible pandemia que vivimos y que aún está lejos de terminar.

Aunque parece que las grandes organizaciones políticas, como el Consejo Nacional Indígena y el Propio Ezln, apuestan por la lucha partidaria y democrática, como lo vimos en 2018 con la candidata Marichuy.

A nivel local suceden muchísimos proyectos exitosos de autonomía, que han decidido caminar por la lucha de izquierda no partidaria y decirle no – de manera contundente- a la organización política de partidos, como los orgullosos territorios autónomos de Cherán y Nurío, en Michoacán, entre muchos otros.

Desde luego, pertenecer a un partido tiene muchísimas ventajas; la estructura política, la organización institucional y el presupuesto. Incluso es muy sencillo organizar campañas políticas, y existe toda una estructura comercial que vive alrededor de este esquema político partidario. 

El asunto es que en la comunidad, el gobierno se mira a lo lejos, como una idea, como cosa de la gente de ciudad, como algo intangible. 

Esto sucede porque en las comunidades de provincia el gobierno simplemente no se siente. Porque cuando vives en un lugar sin drenaje, sin electricidad, sin caminos pavimentados, sin policía, sin clínicas de salud, sin señal de internet, etc, etc, etc. y encima de todo, estás a merced de personas que llegan armadas en grandes grupos e imponen su ley; no hay mucho que pensar.

Caudillos como el doctor José Manuel Mireles Valverde surgen inevitablemente, como una reacción a esas condiciones insostenibles, porque no es solo la pobreza, sino encima la humillación que esto representa.

Mientras no mejoren las condiciones económicas, políticas y sociales de las comunidades, entre ellas la infraestructura básica (drenaje, salud, educación, comunicación, cadenas de suministro, entre otras) será difícil  hablar de Nuestra Casa. Aspiramos a una democracia de primer mundo, pero nuestras comunidades viven aisladas y sin infraestructura. 

Los hombres y mujeres como el doctor José Mireles son un recordatorio para los gobernadores, de que no han hecho su trabajo. 

Pero también los ciudadanos como el doctor José Manuel Mireles Valverde nos ayudan a ver al mundo de una forma única y extraordinaria: un mundo donde se construye la libertad y la justicia desde la comunidad. 

Nos recuerdan que no estamos solos, y que el proyecto político también es para la ciudadanía. Abajo y a la izquierda. 

¡Un recuerdo para ellos de gloria!

¡Un laurel para ti de victoria!

¡Un sepulcro para ellos de honor!

¡Hasta la victoria siempre! compa Mireles