Foto retomada de Twitter.

Resulta muy difícil, inclusive grotesco, iniciar un relato que asocie a dos personajes de nuestra vida pública tan opuestos, pero con percances similares. La historia dimensionará sus logros y eventuales perversiones.

Ambas son mujeres, las dos perdieron un hijo en presumibles secuestros, uno por razones políticas, otro, sin motivos justificados. Los dos, desaparecidos.

Sin embargo, Rosario e Isabel encontraron caminos distintos en su búsqueda. Rosario, a través de una infatigable lucha social que aglutinó miles de causas despertando conciencias y reconocimientos. Isabel, con un solo estandarte usando diversos recursos –públicos y privados-  para manipular la aplicación de la justicia señalando culpables que fueron víctimas de sus obsesiones desmedidas. Rosario piensa en el colectivo social. Isabel en sus “éxitos personales”.

Isabel Miranda De Wallace representa a la recalcitrante derecha mexicana. Ha contado con los favores sucesivos de Martha Sahagún, Genaro Luna y Felipe Calderón que la empoderó a través de mecanismos tan burdos como cuestionables: le inventó una organización; “Alto al secuestro”, le regaló el Premio Nacional de Derechos Humanos 2010 y la hizo candidata por el PAN a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal.

Por si lo anterior fuera poco, existen evidencias que doña Isabel ha logrado permear la procuración de justicia al instruir a ministerios públicos y torturadores. Hay voces respetables en el periodismo que aseguran grandes contradicciones en el evento de su hijo.

“El caso que la volvió célebre hace agua por todos lados, lo mismo que su fama pública, la cual podría haberse edificado a partir de la fabricación arbitraria de culpables…” ( Ricardo Raphael, 08/07/2019, el Universal). (El falso caso Wallace, libro de Guadalupe Lizárraga)

Doña Rosario Ibarra de Piedra, por el contrario, siempre ha representado al pueblo, y sus legítimas luchas, en contra de la violación a los derechos humanos por parte de gobiernos prianistas en los últimos 43 años. Si hacemos una síntesis de sus conquistas, podríamos ponderar la constitución del Comité Nacional de Desaparecidos Eureka en 1977.

La amnistía de principios de los ochentas.  La aparición de 148 presos de conciencia en cárceles mexicanas. Liberación de 2 mil presos políticos, cese de órdenes de aprehensión contra  1,500 perseguidos políticos y el regreso de 57 exiliados.

Ese trabajo voluntario inmenso le ha permitido trascender a una gratitud del mundo que pidió para ella el premio Nobel de la paz. En México ha sido candidata a la presidencia de la República y reconocida por el Congreso mexicano con las medallas Eduardo Neri y Belisario Domínguez. 

Eureka poco significaría sin la concurrencia de familiares y amigos de los desaparecidos. Rosario Piedra Ibarra quien viviera la desaparición de Jesús, su hermano, el suicidio inducido por amenazas a su esposo Germán Segovia y la paliza a su padre por parte de policías encubiertos, le hicieron más fuerte y decidida en su contribución con los derechos humanos. Eureka se ha nutrido con su trabajo constante y aquellas experiencias desdichadas.

La nueva presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos surge desde un pueblo organizado para su defensa y representa como nadie a las víctimas y sus consanguíneos.

La cúpula panista está sumida en un despropósito inexplicable, sólo congruente con sus espectáculos de barbarie. Varios senadores panistas votaron a favor de Rosario ignorando las llamadas de su dirigencia. Lupita Saldaña, legisladora también del PAN se negó a jugar a la mentira; “¿cómo puedo yo decir otra cosa?” “Yo lo vi, yo lo conté y fueron 114 cédulas al final”. ¡Lapidaria!

En un berrinche irresponsable extendido, los gobernadores panistas  y algunos presidentes municipales del mismo instituto,  dijeron que no aceptarían las recomendaciones de la presidenta de la CNDH.

La Constitución establece que TODO servidor público estará obligado a responder las recomendaciones, quien no lo haga, incurrirá en desacato y podría derivar en un juicio político que les destituya.

¡Marko Cortés y los suyos siguen perdiendo sus batallas huecas!

2 COMENTARIOS

  1. En todo lo que va de este gobierno no he escuchado o leido alguna propuesta por parte de la #OpocisionMoralmenteDerrotada mas que solo llevarle la contra a AMLO y apostar a la violencia.

Comments are closed.