Por Berna Valle  @BernaValle1 

Como un preciado y fuertemente anhelado regalo de Navidad, llegó la vacuna a México, como un símbolo de la esperanza, de por fin iniciar el camino de regreso a la normalidad. 

La esperanza de ya no tener que seguir perdiendo a más amigos y familiares o más importante, la esperanza de sobrevivir a un contagio. 

Esta vacuna representa el poder de la fuerza de voluntad cuando se trabaja en equipo. En ningún otro momento de la historia se habían conjuntado tal cantidad de voluntades para lograr un objetivo tan grande: conseguir una vacuna en tiempo récord.

Nos queda la enseñanza de que cuando se conjuntan gobiernos y ciencia con el firme propósito de lograr un beneficio para la humanidad se puede lograr lo que sea. 

Hito internacional

Este esfuerzo internacional, es un hito en nuestra historia, porque no sólo se consiguió una vacuna en tiempo récord: se logró encontrar la forma de mitigar los efectos de un virus extremadamente evolucionado. 

Un virus capaz de saltar de especie en especie, un virus tan evolucionado que cuenta con una enorme cantidad de estrategias de propagación. 

La humanidad no había corrido un peligro tan grande desde hace 70 mil años cuando casi nos extinguimos. 

Este poderoso virus no tenía otra intención más que la de extinguir a la especie humana en este planeta. 

Ciencia al servicio de la humanidad

La vacuna que hoy llega a México, es por mucho el más avanzado desarrollo tecnológico que haya creado la humanidad hasta el momento.

El desarrollo de la vacuna no habría sido posible sin la participación de todo el planeta, porque la cantidad de grupos dedicados a encontrar esta vacuna se desarrolló en todos lados, incluso en México. 

La información y los avances que se venían dando minuto a minuto, se compartían a nivel global a todos los grupos de desarrollo.

Nuestro gobierno sabiendo del grave déficit en investigación médica (heredado de los pasados gobiernos) aún así le apostó a que nuestras universidades se sumarán al esfuerzo internacional. 

Y no sólo eso, participó proporcionando recursos económicos para que el desarrollo se terminara lo más pronto posible. 

Porque para nuestro gobierno no importa quién se llevará la gloria de ser el primero en tener la vacuna, lo importante es tenerla para todos. 

Por eso aportó grandes recursos a varios grupos de investigación que estaban más avanzados y con los cuales hizo convenios. Gracias a esos convenios tenemos ahora la vacuna en México.

Lo que sigue ahora, será vacunar a 120 millones de mexicanos, también en tiempo récord. No será fácil pero estamos listos para afrontar este nuevo reto.

Hasta que te toque

Como ciudadanos comunes tenemos también que poner de nuestra parte. Eso significa estar sanos de aquí a que nos toque la vacunación. Yo creo que sí podemos lograrlo.

La cantidad de muertos que ha dejado esta pandemia es enorme. Es comparable a una guerra mundial. Y como sucede en una guerra, lo último que nos debe preocupar es la continuidad de nuestra comodidad. 

Lo más importante es mantenernos vivos, ya vendrán mejores tiempos donde podremos renovar nuestros negocios, volver a nuestras actividades cotidianas, volver a pelear por nuestros derecho a la individualidad, hoy no es el momento. Tampoco es momento de celebrar.

Aprovechemos estos últimos días del año para quedarnos en casa, para reflexionar sobre lo que tenemos y valorar la vida.

Por el momento no me queda más que desearles una feliz y reflexiva Navidad 2020.

¡Qué viva México! ¡Qué viva la cuarta transformación! y ¡Qué viva la humanidad!

____

M21