El presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó al Consejero Jurídico de la Presidencia a que se inicien los trámites para ejecutar una auditoría amplia “a todos los fondos y fideicomisos”, toda vez que manejaron los recursos “sin transparencia, sin control, había discrecionalidad, es decir, no había fiscalización, no se tenían cuentas claras. Hay indicios, inclusive de denuncias de corrupción por el mal manejo”.

Luego de agradecer a los senadores y diputados por aprobar la extinción de 109 fideicomisos, dijo que se llevará a cabo una auditoría amplia, es decir, financiera, administrativa y técnica, para luego proceder a presentar las denuncias correspondientes. 

“Frente a evidencias de corrupción, de mal manejo, se presenten denuncias penales en la Fiscalía (Fiscalía General de la República”, ordenó. 

Los datos ofrecidos este día, dijo el Presidente, son solo el preámbulo de cómo se operaba la corrupción y explica el porqué del movimiento opositor a cancelar los fideicomisos y los fondos. 

“Quiero dejar de manifiesto que no es algo sorpresivo. Lo ofrecimos en el marco de acabar con la corrupción: la peste funesta que más ha dañado a México (…) para utilizar el dinero en beneficio del pueblo, porque todo esto no llegaba a la gente (…) se quedaba arriba en beneficio de unos cuantos, de verdaderas  mafias”.  

En el informe presentado en la conferencia matutina, la directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez Buylla, denunció que entre 2013 a 2018, se registraron transferencias por más de 41 mil millones de pesos a empresas privadas. 

En números totales, detalló: “se transfirieron más de 15 mil millones de pesos y a través de un programa fiscal que todos los años se iban alimentado, se transfirieron más de 26 mil millones de pesos, para dar un total de 41 mil 624 millones de pesos, transferidos directamente de Conacyt a empresas”.

 Álvarez Buylla agregó que tan solo los gastos de operación de los fideicomisos implicó para el Estado un costo anual de 500 millones de pesos.

“Esto es bastante sorprendente porque en 2017 y 2018, el Conacyt no asignó un solo peso para ciencia básica y muchos investigadores quedamos sin apoyo para investigación”. Es decir, creció en gasto y perdió 16 lugares en eficiencia. 

Adiós lacras

El mandatario nacional subrayó que la eliminación de los fideicomisos fue parte de los compromisos que asumió cuando tomó posesión y está cumpliendo. 

“Cuando tomé posesión di a conocer 100 compromisos y uno de esos fue precisamente el de eliminar estas lacras, estos fideicomisos y utilizar ese dinero en beneficio del pueblo de México y eso es lo que estamos haciendo”. 

______

M21