Por Raúl Saldaña
Consejero Nacional de Morena.
Mexicano Residente en Dallas Tx.

Hace unos meses aconteció un hecho histórico inédito: el Tribunal Electoral del Poder Judicial Electoral (TEPJF) aprobó acciones afirmativas para que los partidos incluyeran personas de grupos vulnerables como candidatos a diputados federales de representación proporcional (plurinominales).

En particular ampliaremos el tema de candidaturas a mexicanos migrantes en el exterior.

El mandato señala que se tienen que incluir un migrante por cada una de las cinco circunscripciones electorales, respetando la alternancia de género.

Dicha acción afirmativa es histórica por su trascendencia en la lucha de los derechos políticos plenos de los migrantes: votar y ser votados.

Los migrantes mexicanos en el exterior nos sentimos orgullosos de ser tomados en cuenta, por fin, para representar nuestras propuestas, visiones e ideas políticas en la honorífica cámara de diputados.

Hasta ahí vamos bien.

Es injusto

El problema que se presenta actualmente es la incomprensión y desobediencia de los partidos políticos de esta acción afirmativa.

Las candidaturas que deben ser para migrantes mexicanos radicados en el exterior, se han otorgado a personas que no son migrantes en su mayoría y los pocos candidatos que sí son migrantes, fueron elegidos con opacidad, sin un proceso transparente y justo.

La forma deliberada de la selección de candidatos a diputaciones migrantes deja mucho que desear, ha sido injusta.

Especialmente en Morena por su amplia militancia en el exterior la cual ha sido partícipe activa en apoyo a nuestro nuevo gobierno Obradorista y la cuarta transformación de la nación.

Es una burla

Es una burla el imponer candidatos migrantes por nepotismo y favoritismo.

Tomando en cuenta la lucha política por décadas de varias generaciones de mexicanos migrantes que ascendemos a más de 30 millones de personas, enfatizamos que la deuda histórica empieza a ser saldada de una forma opaca e irregular.

Si bien la intención de las autoridades electorales es buena, el proceder de los partidos políticos es malo.

Lo ideal es que los mismos migrantes voten a sus candidatos a Diputados federales, pues es a ellos a quien deberán rendir cuentas.

Es una obligación ética y moral ser justos y democráticos en la selección de candidatos a diputados federales y locales migrantes, especialmente en Morena pues tiene la consigna de ser la punta de lanza que marca la pauta de la justicia política y social.

No se vale

Existen impugnaciones ante Honestidad y Justicia de Morena y ante el TEPJF por militantes migrantes por las irregularidades mencionadas.

Pero más allá de eso, se debe de hacer un análisis, poner candados y verificar procederes correctos para que esas candidaturas sean para migrantes verdaderos, personas dignas que merecen ser tomadas en cuenta y apoyadas por la comunidad, la diáspora y compatriotas migrantes.

En Morena en el exterior tenemos compañeros con méritos como lo señala el artículo 6 bis del estatuto, con trayectoria, atributos éticos-políticos y antigüedad en la lucha por causas sociales, pero no se nos tomó en cuenta.

¿Y nosotros, cuándo?

La Comisión Nacional de Elecciones de Morena nunca explicó el proceso de elección de las candidaturas migrantes ni la atención a los migrantes interesados en participar en él.

En Morena Exterior nos organizamos para ser tomados en cuenta y escuchados, consideramos necesario hacer cambios a nuestros estatutos para tener un capítulo exclusivo para los mexicanos en el exterior que especifique nuestros derechos y obligaciones de acuerdo al cambio histórico que vive nuestra patria.

Somos mexicanos patriotas como el que más y exigimos respeto a nuestros derechos políticos.

____

M21

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here