El pasado 3 de agosto 10 trabajadores de la mina El Pinabete en Sabinas, Coahuila quedaron atrapados. Desde esa fecha no han cesado los intentos para rescatarlos.

Cuando parecía que el cuerpo de rescate lograba la misión de avistar a los mineros, la tarde del domingo 14 de agosto una súbita crecida de agua impidió las labores.

“Desgraciadamente se colapsó aún más la mina”, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador este lunes al cumplirse 13 días del trágico acontecimiento.

Explicó que se abrió un boquete de agua de una mina vecina y “de nuevo se nos volvieron a incrementar los volúmenes de agua”.

Laura Velázquez Alzúa, Coordinadora Nacional de Protección Civil, detalló que en la madrugada cuando estaban a punto de ingresar a la mina, se registró la crecida.

“Nosotros a las 4 de la mañana, teníamos un metro 30 centímetros de nivel de agua y nos estábamos preparando para entrar por el pozo 2, pero este ingreso súbito hizo detener el plan”.

Explicó que la extracción de agua ha sido permanente en El Pinabete con un flujo de salida de 371 litros por segundo.

Sin embargo, la mina Conchas Norte, la cual dejó de operar desde 1996 debido a una inundación. Es de esta mina de donde provino el súbito ingreso al Pinabete, informó. 

No están solos

La funcionaria indicó que los trabajos de rescate no cesarán y se continuará con el bombeo. 

Además se identificarán las zonas con huecos por minado subterráneo a profundidades de aproximadamente 65 metros, utilizando levantamientos eléctricos y registros geofísicos.

Y se perforarán 20 barrenos de seis pulgadas a una profundidad de 60 metros en las galerías de la mina Conchas Norte, adicionalmente inyectarán cemento a través de las perforaciones en las galerías de la plancha de carbón para su sellado, informó.

______

M21