Es ruín e hipócrita achacar la inseguridad y el crimen de los sacerdotes jesuitas al gobierno federal, cuando por décadas el estado de Chihuahua ha estado gobernado por el bloque conservador, expresó el presidente López Obrador.

Durante la conferencia matutina en Palacio Nacional, respecto al caso del lamentable asesinato de dos sacerdotes jesuitas en la Cerocahui, Chihuahua, ocurrido el pasado 20 de junio, destacó que se hará una investigación para llegar al fondo del asunto.

Pero cuestionó las críticas del bloque conservador que apuntan a la Estrategia Nacional de Seguridad, cuando el delito es del fuero común, es decir corresponde al gobierno local y no al federal. 

“Miren, en el caso de los sacerdotes asesinados se va a hacer una investigación a fondo, porque no es nada más encontrar los cuerpos, es ir al fondo en este caso”, advirtió.

Por ejemplo, revisar la responsabilidad estatal para que los conservadores aliados bajo las siglas del PRIAN y asesorados por el señor X González recuerden quién gobierna y ha gobernado el estado de Chihuahua.

“¿Qué, esto no es un asunto de fuero común? ¿Qué, no tiene que ver con una responsabilidad del gobierno local? Y no mencionan eso. ¿Y cuánto tiempo gobernando en mismo grupo en Chihuahua?”.

Cuesta mucho trabajo que se entienda, porque es un asunto muy polémico, separar lo que es la responsabilidad estatal de la responsabilidad federal, dijo.

Pero es muy ruin que un hecho como este, lamentable, porque se trata de sacerdotes que están trabajando por los pobres y es una iglesia progresista.

“Duele cuallquier asesinato, pero estos hipócritas lo primero que hacen es voltear a ver hacia nosotros y hacia mí, y si actuamos en estricto apego a la ley y de acuerdo a nuestras responsabilidades como autoridades”.

__

M21