Respuesta a los 20 puntos de un análisis que hizo la revista “The Economist” con un experto de M21

Por Berna Valle | @BernaValle1

1. Los humanos deseamos sobrevivir. Ante todo, nuestro instinto evolutivo es contrario a las leyes de la termodinámica.

La “nueva normalidad digital” es una bonita utopía que solo opera en las sociedades sin brecha digital. Incluso en EUA hay 30 millones de ciudadanos con internet de tal categoría, que hace imposible llevar a sus hogares y vida cotidiana el Internet de las Cosas (IOT).

De manera que la brecha digital de la fuerza de trabajo altamente digitalizada traerá mayor marginación y pobreza a quienes no tienen servicios digitales de alta calidad y velocidad.  

2. En los países cuya única forma de generar riqueza es el sector terciario, el trabajo de oficina será desde sus hogares (y sólo en algunos casos). Ya que el sector primario tiene las mayores complejidades para llevar la tecnología a sus procesos productivos.

La realidad es que no existe ninguna IA capaz de “pizcar” o generar sistemas de control y precisión para cierto tipo de manufacturas y procesos sociales. El factor humano sigue siendo insustituible.

Aunque el ideal platónico -neoliberal- de que la maquina puede hacer las obras más complejas del hombre, sigue siendo una metáfora de nuestra propia incapacidad para mirar la capacidad creadora del error. 

3. El ser humano es una criatura que por necesidad significa a través de la interacción con su entorno cultural. Difícilmente desaparecerán los espacios sociales y de esparcimiento, así que surgirán nuevos espacios.

Esto se debe a que la economía mundial y la inflación que ocasiona imprimir dinero FIAT (dinero que no existe, pero que imprimen las grandes naciones como EUA para evitar el quiebre económico) harán crecer la inflación como un maremoto que hará imposible pagar un viaje, congreso o reuniones de trabajo en la forma que ahora conocen los neoliberales, de manera que la forma más “barata” para muchas instituciones será hacerlo en línea.

Sin embargo, la complejidad de la necesaria interacción humana generará miles de centros y congregaciones sociales, como las típicas vacaciones de Semana Santa en Acapulco de los chilangos. Nuestra cultura dominará al mundo. Esa es la Verdad que arrojó 18 meses de pandemia.

4. Sin duda, habrá una nueva apropiación del espacio social.

En los países que se dedican a la actividad terciaria, habrá enormes masas desempleadas, gente sin hogar (homeless) y sin tierra; mientras unos pocos viven en la casa digital.

En los países que se dedican a las actividades secundarias y primarias habrá un fortalecimiento de sus cadenas productivas, de su comunidad y de su vida cultural. 

5. Los indicadores de productividad (KPI’s) serán sustituidos por indicadores de bienestar.

En la nueva globalidad se entenderá que no se puede bloquear una economía sin las consecuentes reacciones al modo de vida local. Un nuevo régimen emergerá de la globalización social.

6. La vida en comunidad se fortalecerá como no ha ocurrido en siglos.

La pandemia enseñó a los pueblos libres y a los pueblos pobres que solo en comunidad se sobrevive. Es un hito para las tecnologías, pues una nueva etapa de resistencia civilizatoria comienza.

Los pueblos en resistencia optimizarán la tecnología para reunirse con quienes aman, para disfrutar de mejor manera el tiempo de vida al lado de quienes los hacen humanos.

La evolución de la conciencia llegará a uno de sus puntos de mayor sofisticación: abrazar al hermano, ayudar al vecino, solidarizarse con el de al lado y apostar por el futuro.

7. Millones de empresas desaparecerán.

La fuerza de trabajo digital frente a la fuerza de trabajo analógica creara nuevos bloques de poder a nivel mundial. Los nuevos modelos de empresas serán multilaterales, sostenibles y con un fuerte componente bélico-comercial de soporte.

8. El entretenimiento cambiará nuestros hábitos culturales por completo.

Las utopías de “naturaleza y tecnología” serán la fortaleza de cualquier propaganda. Pero el acceso a los lugares más remotos estará restringido a las nuevas reglas geopolítico-comerciales.

La interacción multilateral será la única herramienta para el acceso y el cambio.

La nueva continuidad es la interacción digital-analógica (transmedial).

9. La piratería de datos personales crecerá de forma exponencial.

Los secretos de Estado y los secretos personales serán un acto analógico, cara a cara, sin registro. La credibilidad digital se construirá en eventos colectivos y efímeros en línea.

En cambio, las redes de gran profundidad y alcance social estarán fortalecidas en el vinculo y la comunidad concreta.

El secreto será nuevamente un secreto oral y territorial. 

10. Los empleos en los países que se dedican al sector terciario se reducirán dramáticamente.

Millones quedarán sin casa y sin hogar. Para 2030, la IA será una herramienta para construir dinámicas de producción locales y operaciones de desarrollo en redes de crecimiento local.

Las criptomonedas regirán el nuevo modelo económico, y la desestatalización será el sello final del capitalismo como lo conocemos. 

11. La educación nunca volverá a ser igual.

Será presencial pero tecnológicamente adaptativa. Los títulos y los grados quedarán obsoletos para el mercado laboral.

Las Instituciones de Educación dejarán de existir como las conocemos. Sólo aquellas que representen un bien para el derecho colectivo sobrevivirán.

La innovación tecnológica surgirá de auténticos in-genios a lo largo y ancho de todo el planeta. Ningún gobierno tendrá control sobre el libre pensamiento.

12. El derecho universal a la salud será un derecho decretado por la ONU.

Lo que quede de los estados-nación estará destinado a otorgar salud a todos los habitantes de un territorio. Habrá resistencias y guerras por el derecho a la salud universal. Al final prosperara el derecho universal.

Las tecnologías para crear curas ante enfermedades altamente contagiosas cambiarán a un esquema de conocimiento compartido y universal. Nuestros sistemas de manejo de la información cambiarán nuestra idea sobre los otros. Será el fin del racismo.

13. Los patrones de consumo personal sufrirán grandes cambios, pues surgirán nuevas formas de intercambiar el tiempo de vida empleado en crear un bien.

El sistema de criptomonedas estará regido por una sola moneda global.

El oro y el dinero perderán valor y el cambio generará hambruna y desesperación… pero pasado un tiempo, todo llegará al nuevo equilibrio.

14. Las redes sociales como Facebook, Tik-Tok, Amazon y YouTube confinarán a sus consumidores al fracaso colectivo.

El sustento de sus acciones corporativas en el dinero FIAT, creará la crisis económica más grande de la civilización, y sólo aquellos países que usen criptodivisas sobrevivirán.

Para el año 2027 habrá una enorme brecha digital en los países que opten por un modelo de altos costos para su despliegue tecnológico.

A largo plazo, el nuevo orden mundial usará el colapso, para emerger.

Quien controle su tecnología, controlará su mundo.

15. El cambio climático será un tema de guerrea hibrida y propaganda para mantener los privilegios de las naciones que tienen grandes emisiones de carbono y de material radioactivo.

Pero la adopción de modelos híbridos digitales y analógicos creará nuevos territorios y distribuciones del poder y de la vida común.

Los humanos reconocerán que la homeostasis es un elemento indispensable para la vida como la conocemos. Se abre una ventana de oportunidad para la guerra mundial o el colapso del régimen capitalista.

Sólo las siguientes generaciones sabrán qué hacer.

16. Los nuevos modelos de información horizontal, no centralizada y dinámica crearán amplias comunidades que defenderán la Verdad y la No Verdad. 

Es el fin de la credibilidad institucional y el inicio de la transparencia testimonial. Será el golpe final a las estructuras estatales y el inicio de la desestatalización global.

17. La salud mental por fin, será un tema recurrente.

La mayor monetización será en torno a este tema. Crecerán y prosperarán grandes plataformas de autoayuda que prometerán a la gente a sobrellevar las situaciones de agresividad, soledad y angustia. Nuevos cultos y nuevas religiones milenarias surgirán.

Uno de ellos será el gran movimiento de regeneración por el Bienestar Global para el Porvenir Humano.

18. El nuevo régimen mundial traerá paz, por medio de la guerra comercial.

Traerá bienestar a todas las regiones pobres, o hambruna en quienes se resistan. Pero nuestro mayor problema será el ingenio, la libertad de ideas y la creatividad.

Sólo en las islas del conocimiento crecerá la auténtica libertad para entregar la vida para los otros. 

19. Habrá hambre y devastación.

Pero sólo será por un tiempo, y para quienes se resistan al nuevo régimen. Al final se entenderá que no se puede devastar a otros sistemas vivientes solo para el bien común de una nación.

El nuevo lujo, será amar al prójimo. La compasión y la evidencia serán los motores de la nueva humanidad.

20. El mundo vive un inicio. Un renacimiento.

El pasado es pasado. Las grandes oportunidades que vio el octogenario capitalismo han muerto. La humanidad tiene un nuevo camino. Muchos comportamientos se transformarán y otros jamás regresarán.

Acumular, consumir y vivir por lo material no volverán a ser la prioridad. Vivir, amar, compartir, ayudar, disfrutar, compadecer, crecer, pensar, equilibrar, ese es el futuro.

Los expertos de Manifiesto 21 hemos agregado el veintiuno y veintidós puntos nostradámicos. 

21. Desde el descubrimiento del fuego los seres humanos hemos apostado por comer las cosas más sabrosas de la civilización: carne frita y carbohidratos, padres de las enfermedades metabólicas modernas (cáncer, diabetes, hipertensión, obesidad).

En la nueva normalidad global, y en el futuro próximo, comer frutas y verduras será una obligación en la ley universal.

22. Gerardo Fernández Noroña será el más votado para la continuidad de nuestro proyecto en México en 2024.

Pero, con todo el respeto que requiere la mención, todes sabemos que sólo una mujer puede garantizar el cambio verdadero de nuestra casa. Nuestra tierra. Nuestro tiempo.

A partir de 2022, la innovación y la tecnología estarán bajo una agenda política sin precedente.

Sólo los ciudadanos del mundo unidos, tendremos el control irrestricto del porvenir, solo nosotros podremos evitar que nuevamente, las decisiones de unos cuantos lleven a  nuestra civilización al colapso global. 

El respeto a los demás sistemas vivientes (empezando por el ser humano) bajo una perspectiva de pensamiento complejo, no lineal y no centralizado son la Esperanza del nuevo mundo. 

Desde mi punto de vista, es el tiempo de las mujeres para hacerlo.

Nunca volveremos a ser los mismos que fuimos antes de 2021. 

Aún así el umbral de un sistema a otro será doloroso, apocalíptico y triste para millones, pero no para todos nosotros. 

Los que sobrevivan, tendrán tiempo suficiente para encontrar nuevos caminos en los nuevos caminos. 

Las directrices ya están definidas. Las rutas personales, colectivas, nacionales y empresariales están escritas. 

Solo quienes distingan lo mejor de lo peor sabrán hacia dónde ir.

*Por favor no envíe a sus mejores amigos, mucho menos a los más inteligentes amig@s.

_____

M21