El presidente López Obrador dijo sentirse tranquilo y contento, luego de salir del hospital donde ayer fue sometido a un cateterismo cardiaco.

Aún cuando tiene un testamento político para garantizar la gobernabilidad del país, el cual no cree que se vaya a utilizar, confesó en un mensaje en sus redes sociales que no le gusta hablar de temas que comprometen la salud, pero refrendó su amor al pueblo.

“Yo creo que no va a necesitarse (el testamento político), vamos a seguir juntos queriéndonos mucho porque amor con amor se paga y así como ustedes me quieren a mí, yo los quiero a ustedes y a lo mejor un poquito más”.

El Primer Mandatario expresó que la revisión médica, practicada en el Hospital Central Militar, fue de seguimiento por sus antecedentes de infarto e hipertensión arterial. 

Aunque debió practicarse antes el chequeo, se contagió de Covid-19, por lo que tuvo que postergarse, comentó 

Al tiempo de agradecer a los cardiólogos Patricio Ortiz y Luis Enrique Berumen, médico militar, además de la enfermera Karina Judith Salomé, quienes lo atendieron durante su estadía en el hospital, informó que ya le dieron luz verde para continuar trabajando como acostumbra.

De gira

En ese sentido, destacó, que son las gira lo que más desea continuar, para avanzar trabajando en favor de los más pobres y combatiendo la corrupción, ejes de la Cuarta Transformación.

“Ya los médicos me autorizan que puedo hacer mi vida normal, es decir, que me puedo aplicar a fondo y que hay presidente para un tiempo, el necesario, el indispensable para llevar a cabo los cambios, la transformación”.

Sostuvo que continuará gobernando hasta septiembre de 2024 si así lo decide el pueblo de México. Se concentrará en fortalecer la grandeza de México y en que la población tenga felicidad, paz y tranquilidad.

Amor con amor

El Primer Mandatario agradeció las muestras de apoyo y cariño del pueblo de México.

“Muchas gracias a todas, a todos ustedes porque siempre se preocupan”, expresó.

____

M21