Imagínense a un ex presidente sometido a las decisiones de su jefe de seguridad. Una vergüenza.

Así lo calificó el presidente Andrés Manuel López Obrador al exhibir las declaraciones de Nicolas Sarcozy, ex presidente de Francia, sobre las actuaciones del gobierno mexicano en el caso del montaje televisivo sobre la aprehensión de los presuntos secuestradores Vallarta-Cassez.

“Imagínense, un expresidente, la vergüenza para los mexicanos: ‘El presidente Calderón no podía tomar decisiones sin su ministro de Seguridad’, García Luna”. Así lo expresó el ex gobernante francés en la serie documental “El caso Cassez-Vallarta: Una novela criminal” producida por Netflix.

Ahí, se exhibe el desaseo de la justicia mexicana, el montaje televisivo operado por la Procuraduría General de la República, la tortura en cadena nacional, así como la violación a la presunción de inocencia. 

“Entonces, pues no es nada más los medios, es una crisis de los políticos del antiguo régimen, y así muchas otras cosas. Entonces, no está mal que todo esto se esté ventilando para que se conozca”, dijo al referirse a la difusión de la serie documental.

Callan como momias

El mandatario mexicano señaló que la historia de la aprehensión de la señora Florence y el montaje no se conocía.

“La mayoría del pueblo no sabía que era un montaje, estos temas se ocultaban, como se siguen ocultando muchas cosas que tienen que ver con el antiguo régimen”, expresó.

De ahí, incluso sugirió que Netflix podría divulgar gratuitamente la serie El caso Cassez-Vallarta: Una novela criminal” para que todo México se entere cómo operaba el régimen conservador. 

____

M21

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − 1 =