“Les ha fallado todo. Con el alud de amparos no pudieron detener las grandes obras de infraestructura emprendidas por esta administración. En el Congreso fracasó su intento de impedir que los Programas de Bienestar adquirieron rango constitucional y pasaran a ser así prácticamente irreversibles”.

Así inicia la exposición que hace Epigmenio Ibarra, de la serie de intentos fallidos que ha emprendido la derecha, por derrocar al presidente López Obrador. 

Resalta que a la derecha, a los conservadores solo les queda la nada, están derrotados y por ello no quieren aprovechar la consulta por revocación de mandato porque saben que les será  imposible vencer al enemigo.

Ni en las urnas

“En las urnas y a pesar de haber formado una gran alianza opositora obtuvieron muy pobres resultados. Morena los borró del mapa en el Pacífico y además de retener la mayoría en la Cámara de Diputados, tiene ahora 17 gubernaturas y 19 legislaturas locales”.

Y no solo eso, recién el pasado 23 de septiembre en la distribución de las comisiones en el Congreso, Morena presidirá 20 de 51 comisiones. Entre ellas la del Presupuesto. Porque se trata de defender un proyecto de nación, asegurar que la Cuarta Transformación quede plasmada en la Constitución, con reformas que tienen un fin y un por qué. 

El productor de televisión, Epigmenio Ibarra expone en su opinión semanal que publica en diversos medios en el país, que la alianza conservadora “perdieron también la batalla del descrédito”.

“Pese a que a ningún Presidente se había linchado mediáticamente de manera constante, masiva y feroz como a Andrés Manuel López Obrador, las últimas encuestas muestran que su aprobación pública ha crecido”.

Además, “casi de nada le han valido las miles de columnas que en su contra se publican en la mayoría de los periódicos todos los días. Muy poco les han redituado las horas y horas de ataques diarios (…) el  haber tomado las redes para convertirlas en un ariete contra la Cuarta Transformación y quienes la apoyamos”.

Seguidor confeso de la Cuarta Transformación y amigo cercano del Presidente de la República, Epigmenio Ibarra señala que la derecha además de carecer de paciencia no sabe construir consenso.

Se quedan solos

Al grado que con su “discurso cada vez más radical, autoritario y oscurantista” es casi imposible que militantes del PRI, el PAN o incluso las corrientes moderadas del PAN se mantengan en la alianza que formaron en la pasada campaña electoral.

¿Qué les queda? pregunta Ibarra: nada, “pero esta nada en los grupos conservadores, dice, tiene un rostro bien definido: el de la violencia, cuyo advenimiento ya preparan escalando el nivel de la violencia verbal”.

Democracia los vence

“Atentos, serenos y confiados hemos de estar. La violencia -decía Ghandi- es el miedo a los ideales del otro. La derecha conservadora no puede con la democracia, pero la democracia sí puede con ella”, concluye.