Por Marco I. Dávila C. / Instagram: @xmiraza | Twitter: @pormiraza1 

La reforma migratoria, por ahora, ha sido hecha a un lado. Y con ello, el sistema de inmigración estadounidense sigue demostrando que ya está pasado de moda.

Se sigue demostrando que los demócratas han incumplido sus promesas de campaña, y que los republicanos (con una que otra excepción) mantienen los mismos prejuicios hacia los inmigrantes indocumentados

Por su parte, los inmigrantes y sus aliados continúan haciendo lo que les corresponde.

En plena pandemia no ha parado la protesta y la movilización social en torno a la demanda general de: ¡legalización, ahora!

Otro año se nos va sin ningún tipo de reforma migratoria.

Y la nueva excusa que hoy tiene el partido demócrata para no poder aprobarla, tiene nombre y apellido, se llama Elizabeth MacDonough

“La parlamentaria”, cuyo rol en el Senado es una especie de todopoderoso que decide qué sí y qué no puede ser considerado para su discusión y posible aprobación

Y, no se diga, Joe Manchin (demócrata), que no solo tenía intenciones de echar abajo la esperanza de la reforma migratoria este año, sino que echó abajo todo el paquete de Build Back Better (BBB) donde venía incluida dicha reforma.

Lo que ocurrió recientemente fue decepcionante desde donde se le vea.

Fue decepcionante ver cómo una persona, por la que nadie votó, tiene el poder para echar abajo una propuesta respaldada por decenas de senadores, por más de 200 diputados, por el presidente de los Estados Unidos y por millones de personas que apoyan el bienestar y la dignidad de los inmigrantes. 

Fue decepcionante ver cómo se repite la historia del “estuvimos cerca”.

Como también ha sido decepcionante ver que ni siquiera una pequeña reforma, conservadora y excluyente, como la que lograron aprobar los demócratas en la Cámara Baja, pudo seguir su camino para ser discutida y, potencialmente, aprobada por el Senado.

Sin embargo, la gente no debe desanimarse, se debe de seguir transformando el sentimiento de enojo y frustración colectiva en acciones encaminadas a meter presión, hasta lograr una reforma migratoria que beneficie a todos.

En conclusión, se nos va un año más y no hubo ni un poquito de justicia para los inmigrantes. Los demócratas siguen faltando a su promesa de reforma migratoria y los republicanos siguen creyendo tontamente que la deportación y el muro son la solución. 

¿Cuántos años más de inacción?

Email: maidaca85@gmail.com | Facebook: Ixtli Amoxtli | #inmigrantes | #immigrants